OBJETIVOS

Bienvenidos a la fundación Centro de la Cultura Vasca GURE MENDIETAKOAK.

Hay una larga historia casi olvidada de la aportacion de la cultura Vasca en Antioquia, Colombia, la cual causó una gran influencia, y que aún hoy en dia sigue latente.

Nuestra fundación tiene el siguiente objetivo principal:

Dar a conocer la cultura Vasca en Antioquia y en el resto de Colombia mediante actos culturales de todo tipo para mostrar la historia, el arte, la cultura en general, que vascos y descendientes aportaron y siguen aportando hoy en dia.

Para ello se realizarán y expondrán obras de arte, musica y danzas, actos gastronómicos de cocina vasca y antioqueña, clases de Euskera, reuniones culturales, conferencias, etc...

Queremos invitar a participar a todos los Antioqueños descendientes de vascos, a todos los vascos en Antioquia, a Antioqueños que hayan vivido en el Pais Vasco y a aquellos que no teniendo nada que ver, quieran conocer y aprender. Pueden preguntar, aportar datos historicos, dar a conocer su musica, su arte, etc...

Nuestro email de contacto es:

culturavascoantioquia@gmail.com

Estamos ubicados en la ciudad de Caldas, muy cerca del area metropolitana de la ciudad de Medellín, Antioquia, Colombia. También tenemos algunos de nuestros colaboradores principales en Medellín.

Nuestros eventos culturales se realizarán mayoritariamente en Medellín y en Caldas.

La cultura es la representacion del significado del ser humano, y el arte en sí, es una gran reflexión sobre todo lo que la vida nos ofrece. Con nuestra fundación queremos aportar nuestro granito para demostrar que todos los pueblos estan unidos entre si, por medio de la historia, la cultura y el arte.

Esperemos que disfruten y participen en nuestra fundación.




lunes, 8 de junio de 2009

El Equipo de los Arriola “El Medellín”. (1925-1970)

Hace 96 años, en 1913 comenzaba a dar sus primeros pasos uno de los primeros equipos de fútbol de la ciudad de Medellín. Dicho equipo fue creado por algunos entusiastas extranjeros y medellinenses que decidieron reunirse en torno a esta actividad, para pasar sus tiempos libres, practicar un deporte o para compartir con los amigos. El club de fútbol fue fundado oficialmente en 1914 y fue llamado Medellín Fútbol Club.

Durante estos primeros años, el que comenzó a ser un juego introducido a la ciudad por inmigrantes europeos, se consolidó tanto en la sociedad antioqueña, que fue desplazando otras practicas deportivas que comenzaban a aparecer a principios de siglo.

El fútbol día a día sustraía espectadores y practicantes que se convertían en adeptos apasionados, gomosos e incansables que detrás de un balón compartían sueños, expectativas y hacían grandes amigos. Uno de los grandes damnificados de la fiebre futbolera, fue sin duda, el juego de Pelota de Mano o Pelota Vasca que en Medellín era llamado Jai Alai (fiesta alegre en el idioma vasco). Este deporte introducido en la ciudad por inmigrantes vascos, muchos de ellos religiosos, que eran seguidores del tradicional juego importado desde los pirineos. El frontón Jai Alai fundado en 1905, por César Piedrahita tenía su sede en el actual sector de Guayaquil, centro de la ciudad, en los terrenos que eran propiedad de Coroliano Amador. Al parecer no fue desde un principio un deporte muy popular en Medellín, tanto que los terrenos del Frontón Jai Alai se utilizaron como hipódromo y autódromo para realizar las carreras de caballos y carros de la ciudad. El Frontón Jai Alai fue clausurado al poco tiempo después de que su gerente el señor Gustavo Restrepo reportaba inviable la empresa y después de que su propietario Amador iniciara el proceso de urbanización de la zona. Entre las razones que dan para el fracaso de la practica de Pelota Vasca en Medellín fue que el fútbol acaparaba toda la atención de los parroquianos, relegando este deporte al olvido, aunque años más tarde en 1914 otro frontón fue construido en el Campo Deportivo de Miraflores, propiedad de los jesuitas vascos del San Ignacio de Loyola, el cual mantuvo esta practica hasta la década de 1970.

“El Equipo del Pueblo”
Se le llama “Equipo del Pueblo” por cuanto su hinchada recoge toda la pasión popular antioqueña, mostrando la forma como el antioqueño siente y ama todo lo viene de su tierra. El sabor popular provienen de una tradición que se remonta a los primeros años del siglo, cuando el Medellín ofrecía sus primeros espectáculos en la ciudad, enfrentado a equipos formados con anterioridad por extranjeros en Medellín como el Sporting. En estos partidos que se jugaban en escenarios como la manga de Los Belgas, El Medellín ganaba el corazón de sus seguidores, partido tras partido, consolidándose y permaneciendo en la memoria del pueblo. Son recordados momentos de gloria como en la década de los años 20s lo fueron ganar la copa Jiménez Jaramillo, en 1923 y la gira por la ciudad de Bogotá en 1927. En 1928, en los primeros Juegos Deportivos Nacionales, celebrados en la ciudad de Calí, varios jugadores del Medellín formaron la base que representó al seleccionado antioqueño. Después vino la década de 1930, especialmente recordada por los triunfos que alcanzó el equipo, como subir a la primera categoría en 1933 y ganar el campeonato nacional en 1938.

La Familia Arriola
La familia del vasco Jesús Arriola es una de las más distinguidas de la ciudad de Medellín. Este vasco que llegó a la ciudad a finales del siglo XIX, fue un destacadísimo músico que traspasó su arte para el patrimonio del pueblo antioqueño, dejando en Medellín y Antioquia un valioso legado musical. Cuando recién llegó a la ciudad se casó con una antioqueña, con la que dejó una familia numerosa que continuó el legado de su padre; unos consagrados a la música como Roberto y Javier, otros a la educación como Sofía; de igual forma, en el deporte también estuvieron presentes a través del destacado golfista Fernando y los futbolistas Jesús e Ignacio. A su vez, aportaron a las actividades empresariales e industriales, confirmando que sus 16 retoños fueron el legado más valioso que dejó el maestro vasco en estas montañas.


“Los Arriola y Medellín”
Este titulo ilustra la relación de la familia Arriola con el equipo de fútbol “Medellín F.C.”, ya que los Arriolas también incursionaron en esta practica deportiva. Uno de ellos Ignacio Arriola, en 1925 era titular en el equipo que representaba a Antioquia en uno de los primeros encuentros entre clubes en el país. Años más tarde en 1928 representó el departamento antioqueño junto a su hermano Jesús, en los Juegos Olímpicos Nacionales que se organizaron en la ciudad de Cali, ambos Ignacio y Jesús (defensa y delantero, fichados por el equipo Medellín F. C. bajo la dirección técnica del suizo Jorge Herzig. De esta forma, estos hermanos vasco-antioqueños fueron llamados a dejar en alto el departamento en Cali, ciudad hasta la cual se desplazaron sus hermanas y padre, el maestro Jesús Arriola, con el animo de ver jugar a sus hijos futbolistas, pero también para observar el match entre su paisano el corajudo boxeador vasco Paulino Uzcudun, quien en aquella ocasión se enfrentaba al francés Renault en dicho evento.

Sin duda el momento que mejor relaciona la familia Arriola con el Medellín se presentó en 1953, cuando los empresarios vasco-antioqueños, hijos menores del maestro Arriola, Javier y Alfonso Arriola compraron el “Medellín F. C.”, equipo donde habían jugado años atrás sus parientes. Al equipo le dejaron los mismos colores, pero le cambiaron el nombre por “Deportivo Independiente Medellín” (DIM), nombre que se conserva hasta la fecha. Javier Arriola del Valle, fue presidente de la institución entre 1954 y 1958, fechas en las que obtuvo dos títulos del campeonato nacional, uno en 1955 y el otro en 1957. Después Alfonso Arriola ejerció de presidente desde 1958 hasta 1970, también fue una buena administración, pese a que no se alcanzó ningún titulo del campeonato nacional. De manera que la historia del DIM (Deportivo Independiente Medellín) ha estado ligada de una u otra forma a la familia vasco-antioqueña Arriola, la cual le dio momentos de gloria al equipo de fútbol antioqueño, al equipo del pueblo, que conserva una tradición casi Centenaria.

Publicado por John Alejandro Ricaurte

1 comentario:

Anónimo dijo...

Una anécdota más de nuestro glorioso equipo, que bien, esta muy interesante. Pues yo quisiera aportar unas anécdotas más con los vascos en el equipo Medellín. Primero que otro Arriola jugó en el Medellín en el 2003, su nombre era Gustavo Arriola, de nacionalidad argentina, aunque no se si sea vasco o descendiente de vasco. Otro que si era vasco, porque le apodaban “El Vasco” no hace mucho que estuvo en el equipo del Pueblo, El Rojo de la Montaña, el Medallo. Su nombre era Juan Manuel Azconzabal, también de nacionalidad argentina, por su apodo debe ser descendiente de vascos, o quizás le apodaban asi por su apellido euskalduna, si en Antioquia le apodáramos vasco a todos los que tuvieran apellidos de este origen, este seria la chapa más común. Otro argentino que recuerdo le apodaban vasco era Julio Arrastía, aunque era ciclista, fue comentarista deportivo y apasionado por el futbol, se casó y quedó a vivir en Antioquia, pero no se de cual equipo era hincha, no es raro que fuera hincha del Medellín.