sábado, 25 de abril de 2009

Memorias de una Vasca en el Oriente Antioqueño

Llegó del País Vasco cargada de expectivas y de miles de recomendaciones de su familia y amigos, “vamos que debes tener mucho cuidado, !cómo te atreves a viajar a ese país tan peligroso!, !pero chavala estás loca!”, le decían algunos de sus amigos y compañeros de la Universidad, “ por favor me llamas todos los días”, le decía su madre.
Nerea Ganzaraín, una joven Vasca , fresca y arriesgada, no lo pensó dos veces para aplicar al intercambio auspiciado por AMARC, Universidad del País Vasco, Círculo Solidario de Euskadi y La Fundación Colombia Multicolor. LLenó sus maletas de ropa para un país tropical, empacó su portatil, cámara de video y pisó la tierra del Oriente Antioqueño el 15 de Julio.
Se encontró con una tierra fresca, gente amable que al escucharla hablar le realizaban más y más preguntas, sólo para deleitar sus oídos con ese nuevo y singular acento Vasco que en todos los años de su existencia jamás habían escuchado, en Guatapé todos los días se le acercan algunos niños y jóvenes para preguntarle sobre el País Vasco, cómo es la gente, el paisaje o a que se dedican los jóvenes.
LLeva tres semanas en el Oriente y según ella está alucinada con la cantidad de proyectos y procesos participativos que hay en la región, “por lo que he visto aquí la participación es real, muy contrario a lo que pasa en mi país, de verdad que estoy alucinada viendo como las mujeres, los niños, los campesinos, las víctimas de la violencia participan activamente en los talleres, encuentros y capacitaciones que se dan todos los días”, agregó Nerea.
La agenda de la chavala está repleta de citas y compromisos, los martes y jueves con los colectivos de comunicación de niños y jóvenes de Guatapé, los miércoles con el colectivo de El Peñol y el viernes y sábado con los grupos de comunicación de Marinilla. Verla en los talleres es todo un espectáculo, se confunde con ellos, juegan, ríen, se la gozan; pero lo más maravilloso es que aprenden mucho, ambos, tanto ellos de los conocimientos de ella, como Nerea de la cultura paisa, son como esponjas que van absorbiendo poco todo lo que les llega.
Para los colectivos de jóvenes todos los conocimientos traídos por Nerea son nuevos, lo más importante es que han aprendido muy rápidamente y ya están poniendo en práctica todas las enseñanzas, están haciendo animación con plastilina, contando historias en video, haciendo uso de las narrativas audiovisuales y dándole rienda suelta a su infinita creatividad y a sus sueños de contar sus propias historias a través de esa caja mágica que atrapa todos los días tantas horas de atención de miles de millones de personas en el mundo.
Hoy el proceso de comunicación del Oriente Antioqueño, la red de television comunitaria y algunas organizaciones de base, se están fortaleciendo con este diálogo de saberes, un intercambio de experiencias que empieza a tejer lazos de amistad y a sembrar semillas de trabajo conjunto entre regiones muy lejanas, que se acercan día a día a través de este importante proyecto llamado “Comunicación Distinta entre Mundos Distantes”.

Autor: Comunicación para la Ciudadanía y la Paz, 08 de julio del 2008

No hay comentarios:

LOS VASCOS EN ANTIOQUIA

Por cien años se ha hablado de la influencia vasca en la conformación étnica del pueblo antioqueño, dándole una gran participación. Para ac...